El Centro Olímpico Juan Pablo Duarte no tiene quien le llore

Al parecer El Centro Olímpico Juan Pablo Duarte no tiene personas que intercedan por él, ni los ecologistas y todos esos grupos que se trasladaron hacia el Parque Nacional Los Haitises con la finalidad de evitar que depredaran esta reserva ecológica dominicana por parte de unos empresarios que querían instalar una cementera en dicho lugar, ni los deportistas que utilizan las instalaciones dispuestas allí, ni nadie en particular.

Publicidad

Esto así porque el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte está siendo afectado en su estructura de manera considerable, ya lo hicieron con la construcción de la primera Línea del Metro de Santo Domingo, donde afectaron una gran parte de este Centro Olímpico, por la parte que da a la Avenida Máximo Gómez, entre la avenida J. F. Kennedy y la avenida 27 de Febrero, donde se ve en la actualidad un deposito de los equipos que se utilizaron para la construcción de esta obra, sin embargo el ingeniero Diandino Peña había prometido restaurar la parte afectada, la cual hasta la fecha no se ha visto tal restauración.

Ahora se ve nuevamente afectada esta importante obra deportiva como ecológica, con los trabajos del llamado Corredor Duarte, que es la implementación de un elevado en la Avenida Ortega y Gasset con Avenida 27 de Febrero, donde se le ha quitado una buena parte del Centro Olímpico para albergar unas de las columnas de esta obra vial en la ciudad de Santo Domingo, por otra parte también se ha dicho que con cuando se inicien los trabajos de la segunda Línea del Metro de Santo Domingo también se verá afectado el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Es decir que cada vez que se piensa en realizar alguna obra vial que de una manera u otra se encuentre en las cercanías del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, sin consultar a nadie se procederá nuevamente a destajar esta instalación deportiva, sin que nadie se dé por enterado ni los grupos ecologistas protesten ni hagan vigilias para tratar de conservar una de las pocas áreas de esparcimiento y a la vez que contribuyen con la desintoxicación ambiental de la ciudad de Santo Domingo, tal vez, cuando ya sólo queden algunas de las instalaciones deportivas allí ubicadas, nos demos cuenta de lo que hemos dejado que nos quiten poco a poco.

Bloguero entusiasta, Editor en jefe de tecnologia100.net, llevando informaciones sobre el mundo de la tecnología, celulares, aplicaciones y el funcionamiento de las redes sociales. Puedes seguirnos a través de Twitter en @Tecnología100 y a través de Google Plus Google+

Ver mi otras entradas