Un poco más de física cuántica

que es la fisica cuanticaLa física cuántica es algo que realmente ha asombrado a propios extraños desde hace ya muchos años y que incluso el mismo Einstein no alcanzó a comprender del todo. Claro que para ese entonces, cerca de 1900, no se contaba con forma alguna de demostrar la veracidad de estos argumentos, principalmente un hombre llamado Schrödinger, considerado como padre de la física cuántica y cuyo ejemplo del gato “vivo y muerto” al mismo tiempo ha generado tanta polémica, incluso hasta nuestros días. Entonces, ¿qué es todo este alboroto sobre la física cuántica? Bueno, para no discutir muy a fondo esta compleja ciencia, nos iremos a los ejemplos más básicos. Estamos muy acostumbrados a pensar que los objetos pueden ser sólidos, líquidos, gaseosos, o plasmáticos (existen otros estados, como el de cristal líquido, pero ahora mismo no interesa para este ejemplo). Sabemos entonces, por experiencia, que si intentamos golpear una pared, sentiremos una fuerte fuerza que nos impedirá atravesarla; entonces, concluimos que es un sólido. Por otro lado, tenemos a los gases. Si golpeamos el aire, no sentimos fuerza alguna, principalmente porque entre las moléculas de gas existe un gran espacio y éste se puede desplazar libremente al sentir nuestra fuerza al golpearlo; podemos concluir, entonces, que los gases no son sólidos, hasta ahí todo va bien.

Anuncios

Sin embargo, si retomamos el ejemplo de la pared y nos vamos cada vez más adentro, con microscopios cada vez más potentes, primero nos encontraremos a los ladrillos. Luego, estructuras complejas dentro del ladrillo, hechas del propio material. Luego, yendo cada vez más adentro, nos encontraremos las moléculas, con su arreglo determinado. Y, más adentro incluso, están los átomos, de lo que está compuesta toda la materia del universo. Estamos acostumbrados a pensar que los átomos son compactos, como pequeños sistemas solares en las que el sol sería el núcleo del átomo, grande y denso, casi inmóvil, mientras que los demás planetas serían los electrones girando alrededor del núcleo. Sin embargo, no son estructuras para nada compactas. Si tomamos un bolígrafo y pintamos un pequeñísimo puntito en una hoja de papel, éste sería el núcleo, ¡y tendríamos que alejarnos VARIOS KILÓMETROS para reproducir la distancia que existe entre el núcleo y los electrones! Esto implica que existe un enorme espacio vacío, lleno de “nada,” como sucede con el aire. Sin embargo, cuando golpeamos la pared, por supuesto que no sentimos esos espacios, al contrario, si golpeamos la pared podríamos incluso rompernos la mano. E incluso nuestra propia mano está llena de espacios vacíos. Este es un fenómeno sumamente interesante de muchos más.

Gonzalo Curiel, soy estudiante de Ingeniería Química Metalúrgica y radico en México. Llevo cerca de 2 años trabajando como redactor en diversas temáticas tanto en español como en inglés. Manejo el idioma inglés al 97% de acuerdo al certificado TOEFL, avalado por Cambridge University y tengo 25 años.

Ver mi otras entradas