Avances médicos para la recuperación del corazón

A últimas fechas, se ha notado un incremento notable en la cantidad de personas que mueren cada año a causa de enfermedades del corazón, debido a condiciones cardiovasculares desfavorables que deterioran la calidad de vida muchas veces más allá de una posible recuperación. A consecuencia de este tipo de complicaciones, suelen morir unos 17 millones de personas al año, lo cual es una cifra verdaderamente alarmante en materias de salud. Lo que sucede es que el corazón, las arterias, las venas, así como todos los tejidos y células encargados de llevar la sangre desde el corazón hasta todas las distintas zonas del cuerpo y de regreso, necesitan de una sincronía casi perfecta para funcionar. Esta sincronía, con el simple paso del tiempo y debido a factores como una mala alimentación, malos hábitos como fumar, y el sedentarismo, se deteriora rápidamente, lo que lleva, principalmente, a muerte a causa de insuficiencia cardíaca e incluso a infartos cardiovasculares.

Anuncios

La Escuela de Medicina de Harvard, junto con la colaboración del Brigham and Women´s Hospital, los cuales son una de las mejores universidades del mundo y uno de los mejores hospitales del mundo respectivamente, descubrieron que las células cardiacas tienen una asombrosa capacidad. Estas células son capaces de recuperar al corazón a casi su estado original, lo cual realizan a base de crear copias de sí mismas, es decir, se reproducen dando lugar a nuevas células, que suplirían las células dañadas, previniendo futuros ataques cardiacos, recuperándose si es que ya se había provocado alguno y previniendo que en el futuro, debido a insuficiencias cardíacas, se produjese una muerte prematura.

Como consecuencia de los estudios anteriormente mencionados, el Centro Internacional para la Ingeniería Genética y Biotecnología, con sede en Trieste, Italia, han realizado importantes avances sobre cómo es que se podría recuperar el corazón de forma mucho más rápida y eficaz. El problema es que, de acuerdo a los estudios realizados en Harvard y el Brigham & Women´s Hospital, el corazón podría recuperarse normalmente de lesiones, generando nuevas células y dando lugar a nuevos tejidos, la cuestión es que este proceso es demasiado lento. Entonces, en Trieste, se encargaron de mejorar este proceso natural, para lo que utilizaron una molécula biológica llamada ARN (ácido ribonucleico) que, al ponerse en contacto con el corazón, aumentaron el proceso notablemente en ratones de laboratorio. En los estudios, se demostró que tras apenas dos meses, los ratones ya habían recuperado la mitad de las células afectadas, recuperando el corazón al 50% en apenas 60 días.

Gonzalo Curiel, soy estudiante de Ingeniería Química Metalúrgica y radico en México. Llevo cerca de 2 años trabajando como redactor en diversas temáticas tanto en español como en inglés. Manejo el idioma inglés al 97% de acuerdo al certificado TOEFL, avalado por Cambridge University y tengo 25 años.

Ver mi otras entradas